domingo, 8 de agosto de 2010

Soneto 129

Derroche del espíritu en vergüenza
la lujuria es en acto, y hasta el acto
perjura, sanguinaria, traidora,
salvaje, extrema, cruel y ruda:
despreciada no bien se la disfruta,
sin mesura anhelada, y ya alcanzada,
odiada sin mesura, cual un cebo
que desquicia al incauto que lo traga.
Desquicio los suspiros, los abrazos,
los gemidos del antes y el durante,
júbilo al gozar, después penuria,
promesa de alegría, luego un sueño.
Lo saben todos, pero nadie sabe
cerrar el cielo que lleva hasta ese infierno.






William Shakespeare. Traducción de Carlos Gardini.

1 comentario:

  1. como te habrían llamado en tiempos isabelinos... pervertida! xd

    ResponderEliminar

Que tus susurros no se los lleve el viento. Ponlos por escrito :)